José Moro comparte
las razones por las que
los vinos de Cepa 21
son tan únicos



Por Sommelier Sandra Buch
Instagram: sandrabuchbarris


Cuando uno termina de estudiar para ser Sommelier o Sumiller; siempre mantiene una relación, de tipo amorosa, con el vino; ese producto de la fermentación de la uva; que te llega a apasionar de tal forma, que de repente, te preguntas por el tipo de suelo, el porqué de las variedades seleccionadas para ese vino, como surgió el proyecto; pero sobre todo, y lo más importante, por su Terroir, ese concepto, un poco confuso a veces, que representa la perfecta conjunción entre ubicación, suelo, variedades, clima y el factor humano (ya sea viticultor, enólogo o bodeguero).

Empiezas a probar vinos, apreciar diferencias, a veces sutiles, y de repente, tienes oportunidad de conocer las mentes creadoras de esos grandes proyectos, y marcas.

Así sucedió a finales de abril. Nos invitaron a un brunch en Ciena, para conocer a José Moro, y su proyecto Cepa 21, aprovechando el cambio de distribuidora en México, actualmente a cargo de Vino y se fue, representado por Karla Correa; y con Pablo Mata como Brand Ambassador de la marca para Latinoamérica, como hasta ahora; además de un cambio en el etiquetaje de las botellas, que pronto ya estarán disponible en México.

José Moro, es un apasionado del vino, de lo que hace y un buscador incansable de la frescura y mejor expresión de sus vinos.

Tuvimos la oportunidad de entrevistarlo, y conocer un poco más a éste personaje clave en la industria del vino y su proyecto Cepa 21, el cuál nació en el año 2000, con mucha ilusión, y que sigue apostando para dar la mejor expresión de Ribera del Duero en sus vinos.

Considerando la gran tradición familiar que tiene Cepa 21, nos comentó José Moro: "Fue nueva ilusión. En la vida siempre hay que tener fines, objetivos, porqué sino estás muerto ¿no? Y yo, cuando soñé hacer Cepa 21, fue por hacer un vino diferente; diferenciador de la identidad de Ribera del Duero; que tuviera un matiz muy importante, que a mí me gusta mucho en los vinos: frescura"

"Hasta entonces yo manejaba los vinos en Emilio Moro, y bajo este concepto me puse a estudiar, de qué manera podía dar esa expresión más fresca, en el contexto de Ribera del Duero. Y para eso, me fui a buscar una orientación más hacia el norte, en el cual tratara de alargar al máximo el ciclo vegetativo para que esa fruta se vendimiara más tarde, obteniendo mayor frescura. Y buscar en el proceso de elaboración que enfatizara, que matizara todo eso que había pasado en el viñedo. Por lo que, después de 8 a 10 años, lo conseguimo. Ahora, precisamente Cepa 21 por la profundidad de esos viñedos, que han ido creciendo, esa frescura impregnada, está bien matizada, en ese proyecto que yo soné, hace 24 años ya, pero que tiene más consistencia que nunca, sobre todo por ese cambio climático que está haciendo, que ciertos vinos estén perdiendo frescura; y gracias al Terroir, a la forma de hacer, a la viticultura que aplicamos, y al proceso perfectamente aplicado a esa viticultura, tenemos la suerte de tener unos vinos con esa definición, que hoy gusta mucho al consumidor” amplía José Moro.

Le preguntamos sobre su primer vino, “El primer vino fue Cepa 21, y te digo más, en principio, la concepción de la bodega era sacar un solo vino; pero vino la crisis del 2008, que fue económica, y la gente no quiere saber de cosas nuevas, ni marcas; porqué todavía en 2019, con la pandemia, la gente estaba en casa, dinero no le faltaba, y beber, menos; pero en 2008 fue económica, y me dije, si queremos vender, tenemos que hacer un vino que sea más económico, que guste más a la gente, y así nació Hito. Y pasada la crisis, ya que habíamos sacado un vino joven, decidimos sacar dos vinos de las gamas altas; y buscamos terroirs determinados, que dieran esa frescura; o como es el caso de Malabrigo, que es la expresión más clara de la filosofía de Cepa 21; y luego sacamos Horcajo, que es la gama más alta de la bodega”.

Hito, un vino que también se produce como rosado llama la atención considerando que en Ribera del Duero es más de tradición de vinos tintos, al respecto comenta Moro: “En Ribera del Duero, se hacían antes los claretes, una mezcla de blanco y tinto, pero nunca han tenido protagonismo, el color no era tan apetecible, tenían un carácter más local. Precisamente, esta nueva versión, 100% Tempranillo, con un color más provenzal, más claro, lo hace más seductor, y para mí es el principal motivo de venta; además Hito Rosado, es una contradicción, normalmente los vinos dicen lo mismo en la nariz y en la boca, pero en este caso es completamente diferente; en nariz presenta una docilidad, en la boca tiene cuerpo, volumen, untuosidad por esa crianza sobre lías en depósitos y una acidez muy marcada”

Preguntamos la opinión de José Moro, respeto a la aceptación de hacer vinos blancos, a partir de la uva ya plantada Albillo Mayor: “En la vida, como en todo, hay que evolucionar, ver las nuevas tendencias, lo que pide el mercado; yo de hecho estoy enamorado de la Godello, y pienso hacer un vino de esa uva, ya lo hice cuando estuve en Emilio Moro, ahora esa gestión la llevan mis hermanos, pero yo haré mi propio proyecto; pero mientras estoy buscando el alma del Albillo, que es lo que me tiene que hacer vibrar, que abra una botella, me ponga la piel de gallina y me haga sonreír”

Ocurre un cambio del diseño de las etiquetas que refleja la evolución de la bodega:  “Yo creo es la culminación de la primera cosecha de 2002, hace 22 años; ha habido un crecimiento, primero en la viña, con raíces más profundas, logrando una uva cada vez más mineral, más con alma; segundo, nosotros que hemos crecido en esos procesos de elaboración, matizando, innovando, para sacar lo máximo y elegancia, estando muy atentos al gusto del consumidor, que no tiene nada que ver los vinos de los 80, que prácticamente necesitabas cuchillo y tenedor para tomar esos vinos, que requerían mucha botella; y ahora esos vinos, gracias a la innovación, son más finos, más elegantes. La etiqueta al fin es la historia detrás de cada vino, tenía que tener también su evolución y nueva imagen”

Ya para finalizar nuestra enriquecedora entrevista, quisimos saber, qué piensa José Moro sobre lo que depara 2024 al mundo del vino, siendo uno de los empresarios más reconocidos actualmente: “estoy un poco convulso, perturbado por muchas razones, por el cambio político, climático y la forma de entender el vino; pero yo creo que el vino viene a calmar a las personas, a poner paz, saca lo mejor, es por eso que se debe tener la máxima confianza en el vino, y seguir trabajando, para conocer todavía más de él, y estar atentos a lo que nos pide el consumidor; y yo voy a trabajar para que Cepa 21 se consolide como una gran marca, que lo es, y tenga más reconocimiento del que tiene; como un vino que entiende la viticultura de Ribera del Duero, con frescura, elegancia; y consolidar la marca”













Terminada la entrevista, se ofreció el brunch por Ciena, durante el cuál pudimos probar varias etiquetas de la bodega, las cuáles fueron explicadas a detalle por José Moro.

Hito Rosé – el vino que surge en el año 2010; se llama Hito, porqué son los postes (un pequeño grupo de piedra encimadas) que sirven como marcas, límite entre tierras. Uva Tempranillo, con un mes en lías. Un vino en boca goloso, fresco, acidez bien integrada. En palabras de José Moro “cerrad los ojos, dejad que el vino se exprese, y diga cómo es”. 

Hito Tinto – surge a partir de la crisis económica de 2008, más fresco y joven. Maceración de la piel 10-12 días para dar color. Pasa tres meses en barrica de roble francés de tercer uso. Se pretende buscar los aromas primarios de la Tempranillo en Ribera del Duero. Vino joven, hecho para agradar, con notas florales, especias, en boca café, toffee, mineral, redondo.

Cepa 21 – el primer vino de la bodega en 2002, uva de la zona de laderas, con caliza; tiene un paso de 11 a 13 meses en barrica francesa de tostado medio (33% en primer uso, misma proporción segundo y tercer uso). Un vino con presencia de fruta, mineral, tanino muy redondo. En palabras de José Moro: “un vino con el balance perfecto de barrica y fruta, para vestir el vino y expresar la esencia que está en la tierra y la uva.”

Malabrigo – desde 2009, un vino de tierras frías, con un ciclo vegetativo más largo; presenta más frescura, contundencia y fruta. Un vino con tanino muy redondo, goloso, persistente. Elaborado de uva Tempranillo que proviene de la finca que le otorga el nombre; fermentación y crianza en barrica de roble francés.

Complementa la oferta de Cepa 21, el vino de más alta gama, Horcajo, la última etiqueta que nació en 2014; un Tempranillo de la parcela Horcajo, situada a una altura de 800 – 900 metros sobre el nivel del mar, buscando esta frescura, que obsesiona a José Moro.

Cepa 21, surgió a partir de clones de cepas centenarias del padre y abuelo de José Moro con 50 hectáreas en la zona de Castillo del Duero, en la emblemática zona de Ribera del Duero.

Desde entonces, José Moro, reúne tecnología, innovación y tradición, siempre “soñando en vino” buscando el alma de las uvas, de los vinos, que lo hagan vibrar y seguir siendo este soñador apasionado del vino. 


Para más información:

https://www.cepa21.com/

Instagram: @cepa21bodegas / @vinoysefuemexico (distribución)

Facebook: @Cepa21Bodegas



¡Sigue nuestra información en Twitter: 
@copasycorchos!
¡Disfruta de las delicias en Instagram: @copasycorchos!
¡Sigue al pendiente de la gastronomía en Facebook: @copasycorchos!
¡Disfruta de nuestros videos en TikTok: @copasycorchos!


Otras notas relacionadas:














Síguenos en Instagram






No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola!, ¡Gracias por tus comentarios!