4 de agosto de 2016

Nicos cambia menú de alimentos y obtiene reconocimientos por su carta de vinos



Por Dr. Salsa
Twitter: @drsalsamx
Instagram: drsalsamx

Enclavado en el tradicional barrio de Clavería, sin duda alguna el restaurante Nicos guarda entre sus mesas un sinfín de historias de miles de comensales que han disfrutado sus platillos desde 1957, cuando Raimundo Vázquez y su esposa Elena Lugo abrieron una modesta fuente de sodas.

Casi a punto de cumplir su sexagésimo aniversario, hoy día Nicos se ha convertido en uno de los restaurantes emblemáticos de la cocina tradicional mexicana. Evolución que se ha dado lentamente y que en los últimos años ha ocurrido bajo el liderazgo del chef Gerardo Vázquez Lugo, originalmente arquitecto, pero quien encontrara después su verdadera vocación como cocinero bajo la tutela de Giorgio De Angeli y Alicia Gironella, que junto con muchos otros cocineros y chefs fueron sus maestros.

En el 2015, Nicos fue incluido en la reconocida lista de los 50 Mejores Restaurantes de Latinoamérica, selección regional de la ultra famosa lista The World's 50 Best Restaurants, que nombra a aquellos restaurantes que, a juicio de un pequeño colegio de jueces son los mejores espacios gastronómicos, en este caso de Latinoamérica.

Estos días, Nicos continúa cosechando premios internacionales, como es el caso del reconocimiento a una de las mejores cartas de vino por parte de la revista Wine Spectator, que ha otorgado el Award of Excellence con énfasis en la especialidad de vino mexicano. Aunque hoy día es habitual encontrar diferentes mexicanos en la carta de vinos de los restaurantes, hace cuatro décadas fue una decisión valiente e inusual por parte del restaurantero Raimundo Vázquez.

Gerardo Vázquez Lugo, Dianiel Panihua y René Rentería
Foto cortesía: Fernanda Gutiérrez Zamora

Decisión que hoy reconoce igualmente, la asociación de productores ProVino quien le ha dado a Nicos un reconocimiento como "La mejor carta de vino mexicano" en México.

Bajo la asesoría del experto catador de vinos y juez internacional, René Rentería, Nicos ostenta una amplia carta  de vinos nacionales enfocados a la calidad, haciendo destacando los vinos blancos y rosados por la sencilla razón de que son el mejor maridaje para la comida tradicional mexicana como han concluido con los años diferentes expertos culinarios.

Por otro lado, el chef Gerardo Vázquez Lugo reconoció la notable e importante participación de la mayora Guillermina Ordoñez en el recién celebrado Festival de la Gastronomía Mexicana y del Tequila 2016 en Sao Paulo Brasil, en dónde destacó el inicio de una serie de proyectos encaminados a la preservación de la cocina tradicional, aspecto esencial de la gastronomía para el chef Vázquez Lugo.

La mayora Guillermina ha sido durante años fundamental en la cocina de Nicos, y en conjunto con la Sra. Elena Lugo, el chef Gerardo Vázquez y todo el equipo de trabajo, han sido su calidad humana la receta del éxito del restaurante citadino.

Chef Gerardo Vázquez Lugo presentando hongos frescos de temporada de lluvias

Los invitados fueron halagados con el famoso chile en nogada de Nicos
considerado entre los mejores de México

Borrgeo a la cazuela, enmoladas rellenas de pato con mole de Naolinco y buñuelos con miel
Maridajes, vino Brunello, San Juanito y Whisky


A través de un sendo y generoso banquete, el chef Vázquez Lugo mostró algunos de los platillos que cambian en su carta de alimentos, aunque por supuesto permanecen platos que se han vuelto emblemáticos no sólo del restaurante sino hasta de México completo, como su sopa seca de natas, inspirada en una receta conventual del siglo XIX.

Ahora el giro está en más platillos pensados para ser compartidos en la mesa y en el rescate de algunas recetas que se servían en Nicos en años anteriores. Ceviches y pesca del día preparados a gusto del cliente, "Modificamos el platillo al gusto del cliente hasta dónde nos sea posible" explica al respecto en tono de broma el Chef Vázquez Lugo.

Hongos de lluvia con chile poblano, enmoladas rellenas de pato con mole de Naolinco y una receta guanajuatense de borrego a la cazuela y tlatonile de pollo son parte de los cambios de la carta que siguen cumpliendo con la filosofía alimentaria del Slow Food.

Entendiendo por Slow Food, esa manera de concebir la gastronomía contemplando al productor regional como parte ineludible de la cocina, apego a las recetas originales tradicionales -que siempre tratan de usar los ingredientes históricos y regionales- y por supuesto en la calidez hospitaliaria que ha convertido de Nicos, uno de los consentidos de la Ciudad de México.

La experiencia de Nicos es única porque combina, el compromiso de servir la cocina mexicana más tradicional posible pero con un sentido gastronómico moderno enmarcado en los más altos estándares de servicio de clase mundial. Es difícil saber si la cocina es tan deliciosa en Nicos porque nos recuerda los sabores de la tierna infancia o porque se puede acompañar con deliciosos vinos mexicanos de gran calidad o porque la calidad humana de sus propietarios y equipo en sala te hace sentir en casa... o porque simplemente en Nicos se encuentra todo eso al mismo tiempo.


¡Únete a nuestra comunidad en Facebook: Entre Copas y Corchos!
¡Sigue nuestra información en Twitter: @copasycorchos!



No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola!, ¡Gracias por tus comentarios!