18 de julio de 2016


Por Entre Copas y Corchos

Hablando de cerveza, ¿rubias o morenas? La cultura cervecera en México va en ascenso. Sin embargo, la mayoría de los consumidores sigue comprando la bebida por una marca o, en la mayoría de los casos, por su color, bajo la falsa creencia de que eso determina su sabor, cuando en realidad intervienen muchos más factores.

“En general hay la creencia de siempre pedir la cerveza por el color, pero esto es solamente una propiedad y no la define por completo. Deberíamos ubicarlas por estilos. Una cerveza obscura simplemente tiene maltas un poco más tostadas que una clara”, explica Oscar Valdés, sommelier de Cervecería Primus y juez de cerveza.

La malta es el tratamiento de hidratación de la semilla de cebada para que germine; proceso que se detiene con el tostado, mismo que determina el color de la cerveza y amargor, otras notas son definidas por los lúpulos. Los Lúpulos son el  ingrediente que empezó a utilizarse en la elaboración de la bebida desde el siglo VIII y que le ayuda a su conservación. Y hay que tomar en cuenta que los lúpulos le confiere sabores característicos a todas las cervezas.

Valdés explicó que en el mundo de las cervezas existen dos grandes familias, las Ale y las Lager. Las primeras utilizan una levadura de la cepa saccharomyces cerevisiae, que se fermenta a temperaturas superiores a 15 grados centígrados y que generan aromas y sabores frutales. Las levaduras tienden a subir en los tanques de fermentación, por lo que son conocidas precisamente con el nombre de  “cervezas de alta fermentación”.

En tanto, las Lager utilizan la cepa saccharomyces pastorianus, una levadura menos activa, que produce menos ésteres (compuestos orgánicos que definen algunos sabores de la cerveza), además de ser fermenta a temperaturas más bajas. El resultado es una cerveza en la que se nota más el sabor de la malta o incluso de los lúpulos. Estas levaduras suelen depositarse en el fondo de los tanques, por lo que se denominan “cervezas de baja fermentación”.

Lúpulo, le confiere sabores característicos a todas las cervezas

Estas dos grandes familias se dividen en al menos 400 estilos de cerveza como Mild, Bitter, Pale Ale y Brown, de alta fermentación, y Bock, Pilsen, Schwarzbier y Vienna, de baja fermentación. De estos estilos, alrededor de una cuarta parte son cervezas claras.

La oscuridad de la cerveza se puede medir y generalmente va de un nivel de 1 a 40 SRM, que es el Método de Referencia Estándar (Standard Reference Method), aunque algunas superan ese nivel, determinado por la reducción de intensidad que sufre la luz bajo ciertas condiciones al atravesar la bebida.

El 1 significa un color dorado como el de las cervezas estilo Pale Lager de algunas marcas comerciales y el 40 son las cervezas negras, como las Stout, que pertenecen a la familia Ale. Sin embargo, también hay cervezas Lager oscuras, como las Münchner Dunkel, y cervezas Ale claras, como las Kölsch.

“Si pides una cerveza oscura te pueden ofrecer muchos estilos diferentes. Es muy importante que sepamos cuál es nuestra cerveza favorita; puedo pedir una Schwarzbier porque me gusta el sabor, el tostado, el cuerpo, el grado alcohólico… Si sólo pido una cerveza oscura, me pueden dar una Viena, que es muy diferente”, comentó Valdés.

Propiedades de la cerveza
Junto con el color y el tipo de fermentación, los estilos de la cerveza son determinados por otros factores como los grados de alcohol y el nivel de amargor.

El ABV (Alcohol by Volume o Alcohol por Volumen) se determina al comparar la densidad del líquido antes y después de fermentar. Las cervezas más comerciales suelen tener menos de 10 grados de alcohol, aunque hay marcas europeas que alcanzan o superan los niveles de bebidas destiladas como la escocesa Snake Venomel (Veneno de Serpiente), de Brewmeister, que ostenta el récord mundial con 67.5 grados, más que algunos tequilas y mezcales.

El amargor se mide de 1 a 100 IBU (International Bitterness Unit o Unidad Internacional de Amargor), pues arriba de 100 IBU el paladar ya no sentirá la diferencia.

“Por ejemplo, las Imperial Stout deben tener arriba de 40 SRM, más de 9 grados de alcohol, 16 IBU y una fermentación Ale, de lo contrario tendríamos que clasificarlas en otro estilo”, explica Valdés.

Público conocedor
Gilbert Nielsen, maestro cervecero de Calavera, coincide con Óscar Valdés sobre una cultura cervecera incipiente o joven en nuestro país. Sin embargo, destaca que poco a poco los consumidores mexicanos empiezan a conocer estilos y eligen con un criterio que supera sólo el color entre claras y oscuras.

“El cervecero conocedor busca un estilo de cerveza sin importar la marca; sabe si quiere una Stout Imperial o una tipo belga, o una de trigo de Bélgica o Alemania, y después de eso discierne entre marcas. Ahora el consumidor conocedor busca un sabor muy particular”, concluye.


¡Únete a nuestra comunidad en Facebook: Entre Copas y Corchos!
¡Sigue nuestra información en Twitter: @copasycorchos!



Otras notas relacionadas:
Cervecería Urbana: civitas del lúpulo
¿Cómo inició la celebración del Día de la Cerveza?
¿Cómo se debe catar una cerveza?
Elige el vaso adecuado para cada tipo de cerveza

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola!, ¡Gracias por tus comentarios!