27 de febrero de 2012

Paisaje de los viñedos La Redonda

El Festival 100 Vinos Mexicanos se ha convertido paulatinamente en el mayor y más completo encuentro de bodegas y etiquetas de vino nacional. Aunque no incluye la totalidad de oferta de vino que se produce en nuestro país, acerca la propuesta vitivinícola de los estados Baja California, Coahuila, Aguascalientes y por supuesto Querétaro al  público interesado en la cultura del vino.

El éxito ha planteado un reto al mismo tiempo a los organizadores. Mayor número de expositores y público asistente, ha obligado la realización de ajustes en las áreas así como la distribución de las áreas de degustación, alimentos y catas. Sin embargo sigue siendo un foro interesante para aprender y compartir en un ambiente completamente familiar sobre la gastronomía local y la cultura del vino.

Entre los atractivos del evento están, primero que nada la relativa cercanía a importantes ciudades que hace la excusa perfecta para salir de la rutina del fin de semana. Para aquellos que empiezan por curiosidad a aprender del vino, su proceso de vinificación y estilos, es la oportunidad de conocer lo básico de éste fascinante mundo. Para otros que ya conocen más sobre éstos temas, es el momento idóneo para entablar un diálogo directo con productores y enólogos.

La experiencia previa nos lleva a compartir a algunas recomendaciones que te serán útiles para disfrutar mejor de éste encuentro con la vitivinicultura mexicana:

1. Lleva ropa cómoda y ligera. En las ediciones previas hemos tenido la fortuna de disfrutar de días cálidos y soleados, así que lleva algo fresco. Pero no olvides una prenda abrigadora para la tarde y noche, ya que conforme avanza la tarde el clima va refrescando considerablemente.

2. No olvides algo para cubrirte del sol. Una actividad interesante es recorrer una parte del viñedo en dónde un guía te explicará sobre las diferencias de la vid y el ciclo vegetativo. También habrá un transporte que te llevará a otras zonas del viñedo.

3. Con respecto al calzado, toma en cuenta que vas a visitar un viñedo. Así que elige un calzado cómodo, cerrado y totalmente informal. Lo importante es que puedas disfrutar de todas las áreas del viñedo y los productos gastronómicos que se ofertan.

4. Lleva una buena cantidad de agua natural para que te puedas hidratar a lo largo del día. No sólo es el calor, tomando agua continuamente apreciarás mejor el estilo de cada propuesta de vino si puedes enjuagar tu paladar y tu copa conforme vas recorriendo las mesas de degustación.

5. Si estás interesado en participar en las catas y conferencias, en cuanto llegues al Festival busca el módulo de reservaciones y aparta tu lugar. En años previos, las catas han tenido costo por separado. Toma en cuenta que todas las catas y conferencias tienen cupo limitado.

6. Inicia tu degustación con vinos frescos y ligeros. La recomendación sería iniciar con los vinos espumosos de La Redonda. Después conoce los blancos y avanza hacia los rosados que dicho sea de paso, hay excelentes opciones. Deja para más tarde los vinos tintos y robustos.

Socios del proyecto vitivinícola Las Nubes

7. ¡Pregunta! Aprovecha la oportunidad de charlar con enólogos y productores del vino. Puedes resolver dudas sobre los varietales, tiempo de crianza en barrica, maridaje o para los más adelantados en éstos temas, sobre la viticultura y el proceso de vinificación. A los productores les gusta escuchar que estás interesado en sus productos. Aunque cada enólogo tiene su filosofía de trabajo, siempre aprenderás algo nuevo charlando con ellos.

8. En la zona de degustación también se puede adquirir el vino que te haya gustado, de tal suerte que lleva una reserva de dinero en efectivo para que aproveches la oportunidad de adquirir productos que no se encuentran fácilmente en las ciudades. En el Festival tradicionalmente los vinos se encuentran en venta a precios menores en comparación con los puntos de venta habituales. Considera un backpack o una bolsa adecuada para transportar cómodamente tus compras.

9. Disfruta de un picnic familiar. En ediciones previas del Festival se colocan tablones bajo carpas, en dónde las familias pueden tomar asiento y disfrutar de una comida en un ambiente campirano. Para ello puedes adquirir alimentos preparados o quesos y otros productos locales y hacer un delicioso picnic en las áreas acondicionadas para tal efecto.

10. Ve tomando nota mental de tus vinos favoritos. Date la oportunidad de probar un poquito de cada bodega y realiza tus compras una vez que tengas idea de la mayor parte de las opciones disponibles. Sin embargo no esperes al final: en ocasiones ciertos vinos y quesos  por su calidad y precio se agotan rápidamente, así que pregunta cuántas unidades le quedan a cada productor para evaluar si lo compras en ese momento o más adelante.

11. Si eres un entusiasta del vino con conocimiento sobre el tema, nuestra recomendación es que lleves tu propia copa en dónde te sientas cómodo(a) para girar el vino y apreciar sus características organolépticas.

12. Si ya conoces algo del vino mexicano, sabrás que hay una diversidad enorme de estilos, precios y características. Realiza previamente una lista ordenada con tu prioridad para visitar tus bodegas favoritas o conocer alguna etiqueta que te llame la atención.

13. Toma la experiencia como un proceso de aprendizaje y disfruta de todo con moderación y responsabilidad. Si vas en auto elijan un conductor designado que disfrute de los quesos, alimentos y bebidas gasificadas. Recuerda que lo más importante es la seguridad de tu familia y la tuya propia.

14. Disfruta de la belleza colonial de Tequisquiapan, ubicado a minutos en auto de los viñedos de La Redonda. Éste bonito pueblo colonial, fundado en 1551 tomó su nombre del nahuátl que significa “lugar sobre el río del tequesquite” en referencia a los árboles que crecen junto al río Tequisquiapan, que un poco más al norte es llamado Moctezuma y alimenta la presa Zimapán. Su plaza principal está coronada por el Templo de Santa María de la Asunción, se come muy rico en su mercado y flanqueando sus sinuosas y empedradas calles hay restaurantes, cafeterías y tiendas que harán de la visita un recuerdo inolvidable.

15. También aprovecha el viaje y conoce el pueblo mágico de Peña de Bernal que se ubica a las faldas del tercer monolito más grande del mundo, formado hace 65 millones de años cuando una chimenea volcánica desapareció dejando su núcleo de lava petrificado.

¡Disfruta de éste encuentro con la viticultura en compañía de tu familia en Querétaro!

Entre Copas y Corchos

Otras notas relacionadas:
Celebrará La Redonda la tercera edición del Festival 100 Vinos Mexicanos
Episodio 9, Más de 100 Vinos Mexicanos en Querétaro
Episodio 18, La historia del vino en México

1 comentario :

Wines Inform dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario

¡Hola!, ¡Gracias por tus comentarios!