17 de septiembre de 2010

La nueva línea Calixa, tendrá una excelente aceptación en el público mexicano, deseoso de vinos bien logrados en nariz y en boca, frutales y capaces de armonizar tanto con la comida sencilla y cotidiana cuanto con la más elaborada, fina y gourmet.

Por Vitis Vinífera

El pasado martes 7 de septiembre tuvimos la oportunidad de compartir con Monte Xanic el lanzamiento de sus nuevos Calixa, vinos que ya existían en el mercado mexicano pero que, según Hans Backhoff, director general de Monte Xanic, tenían que renovarse para mantener su competitividad en el mercado mexicano y extranjero continuando la tradición de la bodega: ser innovadores en el campo.

Hans, con un entusiasmo y cariño que sólo puede emanar de alguien que disfruta enormemente lo que hace, nos explicó que el vino se encuentra en un momento de ebullición en México, donde cada vez se consume mayor cantidad y se exige también mayor calidad.

 Hans Backhoff presentando la nueva línea de Calixa

Por lo que a calidad se refiere, Monte Xanic es una de las bodegas mexicanas más premiadas en concursos nacionales e internacionales; sin embargo, si bien el reconocimiento de especialistas es fundamental para posicionar el producto, Monte Xanic está poniendo especial énfasis en la difusión de sus vinos en el público general y, sobre todo, está ofreciendo una línea de vinos acorde con el gusto mexicano y con precios muy accesibles.

En opinión de Backhoff, la nueva línea Calixa, modificada no sólo en forma —con etiquetas más modernas y atractivas—, sino en contenido, tendrá una excelente aceptación en el público mexicano, deseoso de vinos bien logrados en nariz y en boca, frutales y capaces de armonizar tanto con la comida sencilla y cotidiana cuanto con la más elaborada, fina y gourmet.

En esta ocasión, la presentación de la nueva línea tuvo lugar en Café O2, en Bosques de las Lomas, lugar que acogió a prensa, críticos pero, ante todo, amigos y amantes del buen vino.

La cata fue guiada por Hans Backhoff padre, e inició con Calixa blanco 2009, un 100% chardonnay. A vista presenta un color paja, acerado, brillante, de ribete transparente, capa baja, con buena adherencia en copa, de piernas bien definidas y caída continua. En primera nariz se muestra herbal, con aroma a manzana verde y durazno; en segunda nariz comienza a destacar aroma a mandarina. La impresión inicial en boca da cuenta de un vino de ataque suave, de cuerpo sedoso y buena acidez, con una persistencia de 6 caudalías. En la evolución en boca, Calixa chardonnay tiene un sabor fresco, con final a toronja. La temperatura de servicio recomendada es de 10º C.

El segundo vino, Calixa tinto 2008, es un 60% cabernet sauvignon y 40% syrah, con 12 meses en barrica de roble francés. A vista, se presenta como un cereza muy brillante, de ribete rosado, con muy buena adherencia en copa, de piernas finas y rápidas, de capa media-alta. En primera nariz se advierte grosella, frambuesa, cereza y mantequilla; en segunda nariz se reconoce ya el tiempo en barrica, además de un aroma a azúcar caramelizada. La impresión inicial en boca indica un vino de ataque salino, equilibrado, de buena tanicidad y acidez, de cuerpo terso y persistencia de 5 caudalías. En evolución en boca se reconoce el especiado aportado por la barrica y sabor a ciruela pasa. La temperatura de servicio recomendada es de 18º C.

El tercer vino, si bien no forma parte de la nueva línea de Calixa, es una de las cartas fuertes de Monte Xanic: Monte Xanic Edición Limitada 2008, 60% syrah y 40% cabernet sauvignon, con 12 meses en barrica de roble francés. A vista, es un vino rojo oscuro, con ribete violáceo, brillante, con muy buena adherencia en copa y capa alta. En primera nariz se reconoce aroma a cereza negra y violetas; en segunda nariz, se percibe clavo, cedro, roble y un fondo a jamaica. La impresión inicial en boca muestra un vino de ataque salino, con buena tanicidad, bien equilibrada respecto a su acidez, con una persistencia de 9 caudalías y final amargo. En evolución en boca se reafirma el especiado que se reconoció en nariz. La temperatura de servicio recomendada es de 17º C.

Finalmente, el cuarto vino catado fue Calixa rosado, un 100% grenache, con fermentación parcial en tanques de acero inoxidable con maceración parcial. A vista, muestra un color rojizo muy brillante, con ribete transparente, buena adherencia en copa, capa media, piernas bien definidas y lentas. En primera nariz se encuentra un aroma intenso a fresa y a rosas; en segunda nariz, aparece un aroma mineral. La impresión inicial en boca da cuenta de un vino con ataque mineral, ligeramente salino, equilibrado con buena acidez y cuerpo ligero, con persistencia de 5 caudalías. En la evolución en boca se confirma sabor a frutas rojas, fresa y frambuesa, floral. La temperatura de servicio recomendada es de 10º C.

Agradecemos enormemente a Hans Backhoff hijo y a su padre el tiempo que dedicaron a hablar sobre la nueva propuesta de Monte Xanic, así como sus propuestas de maridaje y la muy acertada asociación entre el vino y la música y el arte, que acompañaron la presentación de la nueva línea Calixa.

Vitis Vinífera
15 de septiembre de 2010

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola!, ¡Gracias por tus comentarios!