2 de noviembre de 2016

Vino La Crema Chardonnay Sonoma Coast*


Por Marco Miranda

Esta marca, de nombre sui generis (y por cierto, irrelevante), aparece en México cobijada bajo el paraguas de la multinacional Freixenet. Dentro de su gama de etiquetas, nos fueron ofrecidos un Pinot gris y un Chardonnay, junto con dos bien logrados ejemplos de Pinot noirs.

Su maridaje de lanzamiento se llevó a cabo en el ya afamado restaurante en esta ciudad capital, el Capital Grille, cuya atmósfera es refinadamente neoyorquina (y también bostoniana, si se prefiere), formal y elegante en su mobiliario y ornamentación.

Vino Pinot Noir Sonoma Coast*

Para abrir boca, iniciamos con el Pinot gris de la región de Monterey, ubicada al norte de San Francisco: un blanco sutil tanto en nariz como en boca y, a la vez, con una amplia frutalidad; quiero decir que significativamente mejor que la oferta de los Pinot grigios (su equivalente italiano) que encontramos disponibles en los clubes de precios e, incluso, tiendas especializadas.

Como primer tiempo, una ensalada de espinacas con vinagreta de tocino, que es, de forma inherente, una difícil apuesta de maridaje, por el hecho de que tanto las espinacas como el vinagre pueden ser enemigos del vino, pero el resultado fue, finalmente, afortunado: el Chardonnay de la costa del valle de Sonoma moderó de forma agradable los sabores de ambos elementos, gracias a que su pungencia fue cuidadosamente moderada en su preparación.

La Crema Chardonnay

Para el segundo tiempo, hubo dos opciones simultáneas para cada comensal (lo cual se agradece, ya que parece ser una tendencia en estas comidas ofrecer sólo una de dos opciones, y sin dar a escoger): un robalo a la parrilla con puré de camote, para el que se destinó el primer Pinot noir, uno de la costa de Sonoma, un vino delicado, de taninos muy amables, que no sobrepasó a este pescado blanco, que además fue preparado de forma respetuosa a su naturaleza; y un sirloin madurado 21 días, una de las especialidades de la casa, cocinado lentamente a las brasas y exaltado por el Pinot noir de la subregión de Russian River que, en mi modesta opinión, fue el mejor vino de la tarde: opulento y con amplio volumen en boca, sin perder la delicadeza de sus taninos, sumamente frutal y equilibrado.

Un vino goloso que invita a seguirlo bebiendo, casi indefinidamente. Si bien estos cuatro vinos se sitúan en los segmentos medio-alto y alto, merecen la pena de ser explorados. Bienvenidos a México.

*Fotos: La Crema Winery


¡Únete a nuestra comunidad en Facebook: Entre Copas y Corchos!
¡Sigue nuestra información en Twitter: @copasycorchos!
¡Disfruta de las delicias en Instagram: @copasycorchos!


Otras notas relacionadas:

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola!, ¡Gracias por tus comentarios!