13 de septiembre de 2010

Tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación que hizo la Bodega Ostatu de sus vinos en México, en el restaurante Biko, en Polanco, Distrito Federal. Se trata de una bodega española, de La Rioja, subzona Rioja Alavesa. Su propuesta para México consta de tres vinos: Ostatu, Laderas del Portillo y Gloria de Ostatu.

María Asunción Sáenz de Samaniego y Gonzalo Sáenz de Samaniego

El primer vino, Ostatu, es un crianza 2006, 90% tempranillo, 10% graciano, mazuelo y garnacha, con fermentación controlada (a un máximo de 26º C) durante 18 días; fermentación maloláctica en tanques de acero inoxidable y 12 meses en barrica de roble francés. El vino no es sometido a ningún proceso de estabilización ni filtración. La graduación alcohólica es de 14.3º. A vista, se aprecia un color rojo granate brillante, con ribete rosado, capa media-alta, con buena adherencia en copa y piernas finas y lentas. En primera nariz se advierten frutos negros, cereza negra y grosella, y vainilla; en segunda nariz se reconoce chocolate, caramelo y un ligero aroma atrufado. La impresión inicial en boca muestra un vino de ataque suave, aunque de tanicidad alta, astringente, aunque supera por poco su nivel de acidez. Tiene una persistencia de 9 caudalías, con final amargo. En la evolución en boca, Ostatu demuestra una muy buena integración del alcohol. Se trata de un vino de entrada fácil, que da paso a la acidez, que cede, finalmente al final astringente, de sabor amargo. La temperatura de servicio recomendada es de 18º C.

El segundo vino, Laderas del Portillo, es un tinto 2007, 98% tempranillo y 2% viura, con fermentación controlada (a un máximo de 27º C), en tino de madera, durante 16 días; fermentación maloláctica en barricas nuevas de roble francés y 13 meses de permanencia en barrica. El vino no es sometido a ningún proceso de estabilización ni filtración. La graduación alcohólica es de 14.3º. A vista, se observa un color violáceo, brillante, con ribete rosado, glicérico, de capa alta, con piernas muy finas y continuas. En primera nariz se reconoce pimienta, con notas florales, intenso aroma a barrica muy bien equilibrado con la graduación alcohólica. En segunda nariz se advierte un marcado aroma a lacre, que confirma la barrica. La impresión inicial en boca muestra un vino equilibrado, de ataque suave, alta tanicidad y acidez media, aunque constante, con persistencia de 9 caudalías. En la evolución en boca se advierte, además, manzana roja madura. Se trata, pues, de un vino carnoso de nariz muy atractiva. La temperatura de servicio recomendada es de 18º a 20º.

Finalmente, Gloria de Ostatu, es un 100% tempranillo, 2005, con fermentación controlada (a un máximo de 29º C) durante 18 días; fermentación maloláctica en barrica nueva de roble francés y 18 meses de permanencia en barrica. El vino no es sometido a ningún proceso de estabilización ni filtración. La graduación alcohólica es de 14.7º. A vista, se reconoce un color violáceo, muy brillante, con ribete rosado, glicérico, con excelente adherencia en copa, capa alta, de piernas bien definidas y continuas. En primera nariz se muestra como un vino complejo, especiado, que debe ser decantado para su servicio. Una vez que el vino abre, se reconoce un fondo a lavanda y laurel. La impresión inicial en boca es de un vino de ataque suave, elegante, con alta tanicidad y muy buena acidez, con persistencia de 7 caudalías. En la evolución en boca se reafirma el especiado reconocido en nariz.

Agradecemos a María Asunción Sáenz de Samaniego y Gonzalo Sáenz de Samaniego, dos de los propietarios de la Bodega Ostatu, por compartir con nosotros la pasión que se transmite en su familia desde hace generaciones. Sin duda, esta pasión se refleja en la calidad de sus productos.

Finalmente, pero no por ello menos importante, agradecemos enormemente a Rafa Ibarra, por habernos puesto en contacto con los distribuidores de Ostatu en México.

Vitis Vinífera
31 de agosto de 2010

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola!, ¡Gracias por tus comentarios!