25 de noviembre de 2014



  • En su segunda edición, Cava de Líderes ofrece un día de degustación, venta y contenido con lo mejor del vino.
  • Más de 50 etiquetas nacionales e internacionales estarán a la disposición del público con entrada libre, el próximo 26 de noviembre en el Hotel St. Regis Mexico City.


Cava de Líderes anuncia su segunda edición reuniendo lo mejor del vino nacional e internacional, el próximo 26 de noviembre en el Hotel St.Regis Mexico City, con entrada libre a partir de las 12:00 hrs. hasta las 20:00 hrs., en una experiencia a la cual ningún amante del vino puede faltar.

Cava de Líderes, proyecto de más de 10 años de la revista Líderes Mexicanos, abre sus puertas para
ofrecer la mejor experiencia de catas, conferencias, circuito de degustación y venta de los mejores
vinos nacionales e internacionales.

Marcas como Casa Madero, Monte Xanic, Concha y Toro, Viñedos la Redonda, Keller Estate,
Freixenet y distribuidoras como Bodegas Lleiro, Bodegas la Negrita , Bodegas Montañas de Uco y
La Castellana, serán participe de nuestro circuito de degustación.



Cava de Líderes contará con más de 50 etiquetas de los mejores vinos nacionales e internacionales,
tales como: Casillero del Diablo, Don Melchor, Madame Babette Manatinto, Ala Rota, Norte 32,
Flor, de Bruma, Louis Roederer Vintage Rosé, Lleiroso Crianza, Gran Ricardo, Brut Nature, Mini
Black, Pinot Noir, Valdubón, entre otros, conformarán la lista de uno de los eventos del vino en
México.

Las conferencias contarán con la participación de expertos en el sector, entre las que destacan René
Rentería con la conferencia “Los mejores vinos del mundo”; Jesús Diez con “La experiencia del
vino”, entre otras actividades que acercarán a todo tipo de público a sumergirse en la mejor
experiencia de vinos en México.



Síguenos en Twitter: @copasycorchos
Únete a nuestra comunidad en Facebook: Copasycorchos

Otras notas relacionadas:
Chef Margarita Carrillo publica "Mexico: The Cookbook"
Elena Reygadas, designada como la mejor chef de América Latina
Costanza Ristorante & Mercato: Cocina Italiana artesanal
Julián Serrano: El Chef Español En Las Vegas
Mezcal con “M” de Michoacán

24 de noviembre de 2014

Ceviche, Chapulín

Por cuarto año consecutivo, Millesime México ofreció lo más destacado de la gastronomía nacional e internacional a un selecto grupo de invitados. Recorriendo los pasillos y al interior de salones y dos restaurantes se fueron descubriendo las facetas de un “caleidoscopio gastronómico”, una metáfora que trata de representar la diversidad, color y alegría de la experiencia culinaria que se llevó a cabo del 4 al 6 de Noviembre en el poniente de la Ciudad de México.

Bajo el reflejo de los clásicos paneles luminosos, los invitados recorrieron las calles del llamado “Open Bar”, degustando las delicias en miniatura de los chefs más reconocidos a nivel nacional, así como de más de una decena de restaurantes que ofrecieron una refrescante ventana culinaria a un abanico de propuestas.

Eduardo Da Silva, quien se ha preocupado por conservar el producto artesanal, deleitó a la concurrencia con sus deliciosas creaciones de panadería y repostería. En el "Open Bar", también se disfrutó del caviar, trufa y foie de Gourmet Montiele, los ostiones de Sargazo, la trufa de Mediterra, los jamones ibéricos y embutidos de Don Ramón, 5Jotas, Julián Martín y Peñaranda, la excelsa variedad de quesos de Petit Gourmand y los productos gourmet de Dumas, así como la chocolatería de Hershey´s y una variedad de tés de TWG.


Sommelier Claudia Juárez, vinos Concha y Toro


Chef Lucero Soto, Restaurante Lu

Chef Zahie Téllez

Menú basado en chile habanero

Taco placero

Las calles de “Cocinas de México” se dedicó a realizar un homenaje a la gastronomía nacional, en la que ocho chefs utilizaron los ingredientes emblemáticos de México: El café fue para Alejandro Ruiz (Casa Oaxaca, Oaxaca), aguacate para Arturo Fernández (Raíz, Edo. de México), maíz para Lucero Soto (Lu Restaurante, Morelia), vainilla para Guillermo González Beristáin (Pangea, Monterrey), cacao para José Manuel Baños (Pitiona, Oaxaca), nopal para Pablo Salas (Amaranta, Toluca), jitomate para Xavier Pérez Stone (Axiote, Playa del Carmen) y finalmente, el chef Pedro Evia (Mérida) ofreció todo un menú basado en chile habanero.

Por otro lado, el corredor llamado “Plaza Cocina Urbana” fue un reflejo de la diversa y dinámica realidad culinaria de la Ciudad de México, en donde surgen propuestas de fusiones arriesgas y recetas innovadoras con cuatro chefs que convirtieron esa zona de Millesime en un espacio revelador: Josefina Santacruz (Sesame), José Miguel García (La Barraca Valenciana), Mónica Beteta (Guadiana) y Vicente Torres (Oli).

Recorriendo los espacios con sus destellos neón, los invitados se encontraban siendo atendidos por los reconocidos chefs como Abel Hernández (Eloise, D.F.), Olivier Deboise (Imanta, Riviera Nayarit), Roberto Alcocer (Malva, Ensenada) y Tomás Bermúdez (La Docena, Guadalajara) en el espacio llamado “Jóvenes Maestros by Modelo”.

Josefina López (Chapulín, Hotel Presidente Internacional) interpretó una cocina refrescante basada en las recetas mexicanas y oaxaqueñas que emplean el producto autóctono elevándolo a la categoría de alta cocina. La filosofía de la chef Josefina López se basa en preservar las recetas tradicionales aplicando técnicas contemporáneas de cocina para sorprender al comensal. Mientras que el chef Ip Sun Lam (Zhen Shanghai, Hotel Presidente Internacional) presentó sus sofisticadas creaciones inspiradas en el recetario del país del lejano oriente.

En términos de cerveza fue Stella Artois la encargada de refrescar a los visitantes, mientras que otros optaron por vinos de marcas reconocidas como Alonso del Yerro, Concha y Toro, Lleiroso y Vinos Wagner y las burbujas de Möet & Chandon estuvieron presentes.


Experto en destilados Alberto Navarro y chef José Miguel García, La Barraca Valenciana

A medio día se abrieron las puertas de los dos restaurantes con seis diseños y formatos arquitectónicos: Vainilla, Café, Cacao, Nopal, Aguacate y Maíz, en referencia a los ingredientes insignia de México. Dentro de los espacios diseñados por diferentes equipos, chefs extranjeros, algunos con estrellas Michelin, sirvieron en equipo con los chefs nacionales, un menú único de seis tiempos en maridaje con vinos de excelsa calidad.

Los chefs encargados de deleitar a los comensales en las comidas, bajo la coordinación del chef residente de Millesime, José Luis Estevan, fueron:  Christian Bravo (RestoBar, Lima), Moreno Cedroni (La Madonna del Pescatore, Senigallia), Carlos Gaytán (Mexique, Chicago), Francis Paniego (El Portal de Echaurren, La Rioja), Mads Reslund (Cofundador de Noma) y Ari Taymor (Alma, Los Angeles).

Por la tarde, se desarrollaron los talleres que fueron impartidos por maestros cocineros, mixólogos y sommeliers: taller de vino mexicano, mezcales, gin tonics, cocina tradicional, cerveza, tequila, joyas gastronómicas y un taller de tradición vs. modernidad fueron algunos que se llevaron a cabo en los espacios de Millesime. Mientras que varias zonas Lounge se llenaron de la algarabía de los invitados que acompañaron el momento con la coctelería preparada con destilados Premium: Ron Havana, Tequila 8 Mesas, Buchanan’s 18, Absolut Elyx y un espacio dedicado enteramente al mezcal, en dónde mixólogos como Eduardo Lucero (Corazon de Maguey), Phiippe Zaigue (Artemisoa), Guillermo Dominguez (Paprika) y Arturo Rojas (Anona) sorprendieron a sus invitados con cocteles basados en este destilado del agave.


Manuel Quintanero, Presidente Millesime

Premiación Joven Maestro

Chefs 4a Edición Millesime México

En una concurrida ceremonia de inauguración, fue Abel Hernández, chef propietario del restaurante Eloise galardonado con el “Premio Joven Maestro Millesime” el cuál busca impulsar nuevos talentos en la restauración.

Como cada año, Millesime se convirtió en un despliegue de arte culinario, esta vez, con una gran diversidad de propuestas y estilos. Un concepto consolidado que ha madurado y se ha convertido en un evento clave del calendario gastronómico de México, en dónde el lujo y la sofisticación es su sello característico.

Postres restaurante Chapulín

Tamal de plátano


Lounge American Express

Buchanan's

Tequila 8 Mesas

Versión miniatura platos

Jamón Jamón - Ibérico Don Ramón

Síguenos en Twitter: @copasycorchos
Únete a nuestra comunidad en Facebook: Copasycorchos

Otras notas relacionadas:
Chef Margarita Carrillo publica "Mexico: The Cookbook"
Elena Reygadas, designada como la mejor chef de América Latina
Costanza Ristorante & Mercato: Cocina Italiana artesanal
Julián Serrano: El Chef Español En Las Vegas
Mezcal con “M” de Michoacán

20 de noviembre de 2014


El restaurante Frida en la capital mexicana, fue sede del relevante encuentro entre Leticia Pérez Cuevas con personalidades del sector restaurantero y prensa especializada. En este evento se dirigió una cata con algunos de los vinos más representativos de la Bodegas Ontañón, fundada hace un poco más de un cuarto de siglo en Rioja, como fueron las etiquetas Gran Reserva 2001, el Reserva 2004 y el Crianza 2009.

“Pasión por la viña, pasión por el vino, pasión por el arte” es la frase distintiva de Bodegas Ontañón, que hoy se distingue, junto con su reconocida labor en el panorama vinícola, por su exaltación de la cultura clásica greco-latina en su concepto de marca, la promoción de La Rioja como destino enoturístico; así como la conformación de un importante acervo artístico y la difusión de diversas actividades culturales.


“Nuestro logo dice ‘Pasión por el vino'; ya que es lo que nosotros hacemos, y ‘Pasión por el arte’ a raíz de la estrecha relación que tuvimos con un artista de la zona, Miguel Ángel Sainz, que falleció hace 12 años. Lo que se busca es unir el vino con la cultura, establecer el vino como elemento unificador de la tradición en Europa. Lo que quisimos hacer fue un homenaje a esos dioses, emblematizados en el logo de la bodega: un centauro que es también la imagen de Dionisos y su hijo”, dice Leticia Pérez Cuevas, directora de la bodega durante su reciente visita a México.

Además de su importante labor en el terreno vinícola, fruto en amplia medida de una sólida tradición familiar, Leticia es Ingeniera en Telecomunicaciones y trabajó durante más de una década en la Agencia Espacial Europea (ESA).

“Mi familia proviene de Quel, en La Rioja. Allí, durante generaciones, hemos cultivado las viñas. Mi padre, junto con mi abuelo Goyo, comenzó la comercialización de los vinos de Ontañón en la década de los 70.

“Cuando me preguntan el porqué me metí en el mundo del vino estando en el del espacio, le respondo que es porque no creo que sean mundos tan diferentes. Cuando uno habla de las estrellas se pone a hablar horas y horas porque es un tema que apasiona. Pero los que están en el mundo del vino pueden también hablar horas y horas por esa pasión. Al fin de cuentas no son cosas tan distintas”, resalta.

Inmuebles emblemáticos hablan de su historia y su quehacer. En Quel resalta la pequeña bodega, tipo ermita, que habla de las ilustres raíces de la región. A fines de los 90, se inauguró la Bodega-Museo en Logroño, con una colección privada de esculturas, pinturas y vidrieras del artista Miguel Ángel Sainz. En ella, además, se realiza la crianza de los vinos. Otra bodega de diseño vanguardista, en la localidad de Aldeanueva de Ebro, es sede de elaboración de vinos, justamente en las inmediaciones de los viñedos.

En 2006 Ontañón extendió su dominio a la DO Ribera del Duero, abriendo una bodega en Fuentecén, Burgos. Ahí se producen Teón Roble y Teón Crianza, elaborados con la variedad Tinta del País. Por otro lado, y a partir de la variedad Moscatel de Grano Menudo, elaboran blancos bajo la indicación Vinos de la Tierra Valles de Sadacia.

La bodega produce alrededor de 800 mil botellas al año, destinándose 90% a la exportación. Sus principales mercados son Inglaterra y Estados Unidos; además de contar con una importante presencia en Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca.

“Todas nuestras sedes tienen en común su diseño interior que mezcla el proceso del vino con obras artísticas referidas a la mitología y a cultura vinícola a lo largo de la historia. La gente nos reconoce por esta condición. Muchos de los recorridos implican no sólo la apreciación de nuestros vinos, sino también del patrimonio cultural que albergamos. Por otro lado, tenemos conciertos de música clásica, presentaciones de libros y jueves de flamenco en el museo, entre otras actividades que ya forman parte de nuestra dinámica y nuestra identidad”, precisa Leticia Pérez Cuevas.

UNA GENEALOGÍA RIOJANA

Vinos representativos de Ontañón

• Ontañón Crianza: 90 % Tempranillo; 10 % Garnacha (de viñas viejas). Maceración larga con temperatura controlada de 25-28ºC. Con 12 meses en barrica de roble (americano y francés).


• Ontañón Reserva. 95% Tempranillo. 5 % Graciano. Maceración larga con temperatura controlada de 26-28ºC. 24 meses en barrica de roble (americano y francés). Trasiegos controlados minuciosamente cada 4-6 meses.


• Ontañón Gran Reserva. 95% Tempranillo. 5% Graciano. Maceración larga con temperatura controlada de 26-28ºC. 24 meses en barrica de roble (americano y francés).
Colección Mitológica. 95% Tempranillo. 5% Graciano. Maceración larga con temperatura controlada de 26-28ºC. 24 meses en barrica de roble (americano y francés). Cepas viejas de baja producción y una gran concentración de color y aromas, ideales para el envejecimiento del vino.
Arteso. Realizado a partir de métodos de elaboración artesanales como prensas verticales y lagares con sistema de bazuqueo (inmersión del sombrero), que hacen extraer la máxima personalidad de las variedades. 95% Tempranillo, 15 % Graciano y 10% Garnacha. 4 meses de afinamiento en barrica nueva de roble.
Teón Roble. De Ribera del Duero. La fermentación se hizo con una maceración larga para extraer el máximo potencial aromático de las uvas durante 18 días en depósitos de acero inoxidable con temperatura controlada. 100% Tinta del País. 5 meses en barrica de roble (americano y francés).
Teón Crianza. De Ribera del Duero. La fermentación de este vino se llevó a cabo en depósitos de acero inoxidable con temperatura controlada. Clarificación y filtración delicadas respetando la estructura del vino. Posterior crianza de 12 meses en barricas de roble americano y francés. 100% Tinta del País. 12 meses en barrica de roble (americano y francés).



Otras notas relacionadas:
Exposición pictórica de Virginia Varela y vinos de Rioja CVNE
Guía Catadores del vino mexicano 2013-2014
Pau Pijoan presenta nuevas añadas con platos del chef Azari Cuenca
Mestizaje gastronómico con vinos Covitoro y cocina mexicana
Rabobank pronostica mayor consumo de vino por hispanos en Estados Unidos