24 de febrero de 2012

Hace algunas semanas el sector de la hotelería y restauración, importadores y distribuidores de vino se dieron cita en el hotel Presidente Intercontinental para disfrutar de una magnífica muestra de los productos de uno de los países de mayor tradición e importancia vitivinícola del mundo: Italia.

El evento organizado por las empresas IEM (International Exhibition Management de Verona) e IEEM (International Event Exhibition Management, de Miami) llega por vez primera a México presentando los vinos de múltiples regiones del país mediterráneo y sus afamadas Denominazione di Origine Controllata como Amarone della Valpolicella Classico, Barolo, Franciacorta, Friuli, Chianti Classico, Brunello di Montalcino, Montepulciano d’Abruzzo. También se mostró la calidad de vinos producidos en las regiones clasificadas como I.G.T (Indicazione Geografica Tipica) como Venezia Giulia, Lambrusco dell’Emilia, Primitivo Apulia, Sicilia y por supuesto… Toscana.

La familia De Stefani se origina en Refrontolo, un pequeño pueblo montañoso en Véneto Italia.
Alessandro de cuarta generación se ha unido a su padre en 1990, produce vinos bajo una filosofía natural 
con vinos recomendados en las guías de vinos más importantes de Italia. Volviendo a las variedades nativas
 ha producido vinos que se distribuyen en los mejores restaurantes y 
tiendas especializadas de vinos de más de 40 países en los cinco continentes, con una producción anual de alrededor de
 300,000 botellas a partir de una propiedad de 100 has de viñedos. 
Tiziano e Alessandro hoy día son los líderes de ésta empresa familiar 
que tiene el mayor compromiso y pasión por cualquier botella que se produce en su bodega.

Más de cuarenta bodegas ofrecieron diferentes etiquetas con las mezclas típicas de cada región producidas con los varietales autóctonos e internacionales que se han ido adaptando a nuevos territorios y que sumados a la milenaria experiencia vinícola de los italianos permiten ofrecer  productos de gran atractivo para todos: para aquellos que empiezan a incursionar en la cultura del vino, y por supuesto para expertos conocedores que encuentran en las bodegas de mayor prestigio una elegancia y sofisticación única.

Bodegas como Antinori, Ricci Curbastro, Castello di Buttrio, Cavicchioli, Marchesi Antinori, Masi Agricola, Mastroberardino, Bolla, Azienda Agricola Cavalchina, De Stefani, Zeni entre otras y grupos comerciales que representan varias bodegas como el Consorzio Tutela Vini DOC Friuli Grave, Consorzio Tutela Vini Collio e Carso, Istituto del Vino di Qualità – Grandi Marchiy la Unione Consorzi Vini Veneti D.O.C. mostraron la diversidad de estilos del vino italiano apreciado enormemente en otros mercados, como el estadounidense, uno de los principales en los últimos años. De acuerdo con cifras proporcionadas por el IEEM, en Estados Unidos se vendieron 338 millones de cajas de vino italiano durante el 2010.

Vinos de varietales autóctonos de Italia como Corvina, Fernanda, Garganega, Molinara, Oseleta, Rondinella y Trebbiano se expresaron en aromas y sabores en vinos de las diferentes bodegas. El público asistente tuvo la oportunidad de conocer algunas características únicas de procesos de vinificación como el Amarone que tiene como peculiaridad dejar secar las uvas antes del prensado. La tradición en la región del Véneto, era secar las uvas sobre tapetes de mimbre, pero hoy día las bodegas utilizan cámaras con temperatura controlada para evitar enfermedades en las uvas durante éste periodo llamado tiempo de appassimento. No obstante el respeto a la tradición, la producción del Amarone se ha beneficiado de éstas cámaras de secado en dónde se evita la aparición de botrytis y en últimos años, productores de la región han trabajado en reducir el grado alcohólico de los vinos que habitualmente ronda los 15 grados sin sacrificar la potencia aromática característica de estos productos.

En el recorrido por diferentes mesas de degustación, productores comentaron que veían en el mercado mexicano mucho potencial para el vino italiano. Crecimiento lento pero constante en las principales ciudades del país. Por otro lado, importadores comentaron que el consumidor deberá abrir sus horizontes y probar éste tipo de vinos de gran calidad, aunque reconocieron que en el pasado,  etiquetas de calidad inferior invadieron el mercado creando una imagen en la mente del consumidor que paulatinamente se va erradicando.

Vinos disponibles en venta en México:

La propiedad de la familia Boscaini, adquirió los primeros viñedos en la región de Venecia en el siglo XVIII. Productor de vinos prestigiados a partir de varias uvas autóctonas. Combina técnicas tradicionales de elaboración con tecnología moderna. Produce 5 Amarones y vinos modernos como Campofiorin y Masianco. El Coastasera Amarone es un vino de color granate de nariz aromática, atractiva y compleja con notas de uva pasa, especies, tabaco y chocolate. En paladar es un vino con densidad agradable y final largo.

Bodega que ha estado en manos de la misma familia desde 1870, cinco generaciones han trabajado en ella, creando vinos de calidad como Bardolino, Valpolicella, Ripasso Valpolicella, Soave entre otros. El Amarone della Valpolicella Vigne Alte sigue el método tradicional de producción y presenta un vino aromático y complejo. En paladar un vino con volúmen y taninos presentes de final largo con recuerdos a café tostado.

Bodega Rivera fundada en 1950 busca el potencial de los cerros calcáreos de la zona de Castel del Monte. La bodega dirigida por Carlo y Sebastián de Corato produce vinos de uvas autóctonas como Bombino nero y Nerto di Troia así como varietales internacionales. El Violante Castel del Monte Nero di Troia D.O.C. elaborado con ésta variedad única, es un vino de aromas frutales con adornos de tostados y especies. En paladar se percibe una buena acidez y tanicidad en equilibrio con un final medio con recuerdos a fruta madura.

La familia Antinori se ha dedicado al vino desde hace más de 600 años, su historia que abarcar 26 generaciones de la misma familia ha manejado la bodega incorporando innovación pero con firme respeto a la tradición y a la tierra. El marqués Piero Antinori es el director de la bodega. Dueños de viñedos muy exclusivos que permiten crear vinos excepcionales como el Tignanello, también producen vinos excelentes a precios accesibles. El Pèppoli Chianti Classico color rojo granate, con aromas a frutas rojas maduras, grosella acompañada de un poco de aromas de especies y grafito presentan una agradable complejidad. En paladar es un vino equilibrado con taninos suaves, acidez perfecta y sabores melosos con un largo final que recuerda las frutas rojas maduras.

¡Salud!

Dr. Salsa

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola!, ¡Gracias por tus comentarios!